Karin Kloetzer Araya

“Me acuerdo que al principio yo miraba los problemas de resolución y no entendía nada. Pero los maestros de Langley me enseñaron a PENSAR… me guiaban en la comprensión del problema y la aplicación de la matemática”.

VER MÁS

“Entré al Centro de Aprendizaje Langley porque me iba muy mal en matemáticas, y además era floja para estudiar. Llegué en 2° Medio con un promedio 4,2 en matemáticas; ahora que estoy terminando 3° Medio me eximí de los exámenes finales con promedio sobre 6. Nunca pensé que podría lograr algo así, pero gracias a la Metodología Langley pude alcanzar esta meta.

El Centro de Aprendizaje Langley no solo sirve para aprender matemáticas, sino que también te ayuda emocionalmente, ya que me desarrolló seguridad y confianza en mí misma, a enfrentar el error sin miedo y levantarme una y otra vez cuando tenía algún traspié. Además me sirvió para crearme un hábito de estudio que se proyecta a todas las materias escolares.

Me acuerdo que al principio yo miraba los problemas de resolución y no entendía nada. Pero los maestros de Langley me enseñaron a pensar. Me decían: piénsalo distinto, razónalo de nuevo, léelo otra vez, etc., y me guiaban en la comprensión del problema y la aplicación de la matemática. Cada vez fue resultando más fáciles hacerlos, incluso hasta ahora me gustan.

Estoy muy agradecida de lo que me ha entregado Langley; me encanta que los profesores tengan tanta buena onda y sean tan empáticos”.